Reciclaje en tiempos de COVID-19

 La UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) declaró el 17 de mayo como el Día Mundial del Reciclaje.

Este día es una buena oportunidad para recordar la estrategia de: Reducir, Reutilizar y Reciclar; que busca orientar el comportamiento de todos los ciudadanos con vista a mejorar el medio ambiente.

 El reciclaje está siendo afectado por el confinamiento obligatorio, pero algunos países, buscan continuar con la actividad a través de los recuperadores urbanos y las medidas de protección adecuadas, mientras que en otros, las actividades están completamente paradas, dificultando la recuperación de materiales, y como consecuencia, aumentando la cantidad de residuos que terminarán en los rellenos sanitarios o basurales.

La industria del reciclaje, que normalmente tiene grandes desafíos, ahora suma las dificultades presentadas por el COVID-19, afectando desde la recolección de residuos; la falta de materiales para la industria; aumento del consumo de los plásticos de un solo uso; hasta los trabajos en riesgo, especialmente en Latinoamérica, donde los recuperadores urbanos son un actor principal en la cadena de reciclaje.

Desde el año pasado, comienzo de la pandemia COVID 19, el uso de plásticos ha aumentado de manera asombrosa, no solo por el uso de miles de millones de mascarillas, sino también guantes, desechos médicos, cubiertos/ vasos de plástico, envases de comida para llevar, etc. Su aumento ha sido tal que los sistemas de reciclaje han colapsado en algunos países. Si no se toman medidas, más del 70% de este plástico terminará tirado en los océanos y hasta un 12% será quemado causando contaminación y enfermedad en las zonas más vulnerables del planeta.

La contaminación plástica afecta de manera desproporcionada a personas, grupos y pueblos en situaciones vulnerables, pone en riesgo sus derechos básicos, salud y bienestar, y planteará obstáculos sustanciales para el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Desde la ONU, emitieron un comunicado instando a los gobiernos a considerar la gestión de residuos como un servicio público urgente y esencial en el marco de la pandemia del COVID-19 con el fin de minimizar posibles impactos secundarios sobre la salud y el medio ambiente. Las medidas de gestión deben considerar todos los tipos de residuos, incluidos los médicos, domésticos y peligrosos. Estos desechos médicos y peligrosos, incluidos mascarillas, guantes y otros equipos de protección infectados, deben tener un manejo adecuado y seguro, ya que, caso contrario podrían.

Asumamos la responsabilidad de cuidar y proteger el planeta.

NO AL PLÁSTICO DE UN SOLO USO, SI A LA CONCIENTIZACIÓN Y A LA GESTIÓN DE LOS RESIDUOS DE UNA MANERA MÁS CONSCIENTE.