El despertar de una mayor conciencia ambiental dadas sus consecuencias medioambientales, sanitarias y sociales, trajo consigo movimientos en favor de una movilidad sustentable, impulsando el uso de la bicicleta como modo de transporte, en pos de disminuir el uso del automóvil y así contribuir al desplazamiento sostenible y mejorar la calidad de vida de los seres humanos.
En este sentido, evaluaciones de impacto han demostrado que un mayor cambio modal hacia el uso de la bicicleta a través de la inversión en construcción de ciclovías influye significativamente en cuanto a la mejora de la salud, la disminución de siniestros viales, y la reducción de las emisiones de CO2 que provocan la contaminación atmosférica.

Fuente: Argentina.gob (p.13)