La búsqueda de la movilidad sostenible es esencial para las ciudades.

Las ciudades viven una transformación verde gracias a medidas y gestiones implementadas por las administraciones para que los desplazamientos urbanos sean más eficientes, más respetuosos con el medio ambiente, menos numerosos y por consiguiente mas sano; una tendencia que se ha convertido en una necesidad para nuestro planeta y nuestra salud.

La expansión de las ciudades es el gran reto del futuro, puesto que se estima que alrededor del 75% de la población mundial vivirá en grandes urbes en el año 2050, un fenómeno que plantea enormes desafíos para atender las necesidades de vivienda, infraestructura, transporte y servicios básicos. Precisamente, la expansión de las ciudades dispara los problemas de tráfico y de contaminación por culpa: del auto. No en vano, es en las ciudades donde se genera cerca del 80% de las emisiones de carbono globales. 

Por ello, sin duda, la solución pasa por hacer un mejor uso de los vehículos, potenciar las propulsiones limpias y fomentar transportes alternativos que no dejan de crecer y que ya esbozan cómo será la movilidad del futuro.

En este marco, facilitar y gestionar la movilidad en las ciudades y áreas metropolitanas es un desafío. Pero en las zonas urbanas donde desplazarse y mantener las distancias físicas resulta difícil, esto se vio agravado como consecuencia de la pandemia de la COVID-19. 

 

#SUMATEALCAMBIO